Control de la fiebre en bebés y niños pequeños

Una de las situaciones mas preocupantes para los padres de niños pequeños es la fiebre. Cuando un bebé tiene fiebre, suele ser un momento de gran angustia y preocupación, pero además de muchas dudas, sobre todo al momento de dar el medicamento para el control de la fiebre.

En este artículo, se explicará el uso de los principales fármacos disponibles para el control de la fiebre en bebés y niños pequeños.

Paracetamol o acetaminofeno: el paracetamol o acetaminofeno (dependiendo del país) es uno de los medicamentos para la fiebre más usados en niños pequeños, y el único indicado en forma ambulatoria para el control de la fiebre en bebés menores a seis meses. Se presenta en gotas, jarabe y comprimidos. Para bebés menores a seis meses, la indicación para el control de la fiebre es administrar paracetamol en gotas (al 10%, es decir 10 gr. cada 100 ml) a razón de 2 gotas del medicamento por cada kilo de peso del bebé. Es decir, si el bebé pesa 5 kg, se le administrarán 10 gotas del producto. Esta dosis se puede repetir cada 6 horas si la fiebre continúa. El paracetamol (o acetaminofeno) es muy bien tolerado, pero no deberá excederse la dosis recomendada.

Ibuprofeno: el ibuprofeno es también muy utilizado para el control de la fiebre en chicos. Se presenta en forma de jarabe al 2% y al 4%. Es muy importante saber que sólo puede utilizarse en niños y bebés mayores a 6 meses de edad. La forma de calcular la dosis en estos casos es administrar al niño con fiebre la cantidad en ml del jarabe equivalente a la mitad del peso, cuando se utiliza jarabe al 2%. Es decir, si el bebé pesa 5 kg, se le deben dar 2.5 ml de jarabe de ibuprofeno al 2%. Si se usa jarabe de ibuprofeno al 4%, se deberán dar al chico los ml equivalentes a la cuarta parte del peso, es decir, si el chico pesa 10 kg, administrar una dosis de ibuprofeno al 4% de 2.5 ml. Es importante señalar que como regla general, se debe usar para el control de la fiebre jarabe de ibuprofeno al 2% en bebés y niños mayores de 6 meses y hasta 5 años de edad, y el jarabe de ibuprofeno al 4% puede usarse a partir de esta edad. Estas dosis pueden repetirse cada 6 horas.

Dipirona o metamizol: La dipirona o metamizol suele ser un medicamento de tercera elección y sólo debe usarse cuando los medicamentos anteriores no son del todo efectivos, siempre por indicación médica. Para su uso en pediatría se presenta en forma de jarabe al 5% (5 gr cada 100 ml). La forma en la que se debe calcular la dosis es a razón de 1 ml de jarabe de dipirona cada 5 kg de peso, es decir, si el niño pesa 10 kg, se deben administrar 2 ml del producto. Como los anteriores, puede repetirse la dosis si es necesario cada 6 hs.

Como regla general, en ningún caso deberá utilizarse aspirina (ácido acetil salicílico) para el control de la fiebre, ni en niños ni en adultos, porque si bien es un fármaco efectivo para la fiebre, puede presentar reacciones adversas muy graves en caso de estados febriles.

Por último, es importante señalar que cualquier cuadro febril requiere control médico inmediato, y si la fiebre no responde a los medicamentos indicados, se deberá volver a consultar en forma urgente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *